Mi tia Silvia


Cuando somos chicos los mayores suelen ponernos sobrenombres o taladrarnos la cabeza con alguna frase hecha, insoportable y aburrida. A mí de chico me decían " tato " o "telo”, la verdad que me  da lo mismo porque quedo en el tiempo pero lo que me quedo grabado a fuego fue una frase que solía decirme  mi tía Silvia cuando la visitaba en su casa de Rosario  .La frase no era para decirle a un niño y de alguna manera yo sabía que tenia razón por eso asentía con la cabeza

Mi tía Silvia era una mujer especial en una familia que corría  y corre por la plata ella se preocupaba por crecer , aprender .Estudio teatro , ingles , italiano ,manejaba camionetas pero las de antes f 100 duras pesadas. Puso una fábrica de hielo en Paraná y le hicieron la vida imposible hasta fundirla....nunca voy a olvidar aquella frase.

Desde que nací hasta los quince años los veranos los pasaba en Rosario. Las casas de mis familiares se unían en el centro donde estaba la fábrica de hielo, eran tiempos en los que nada se cerraba con llave y yo aprovechaba para pasar de un lado a otro sin que nadie reparara en mi .Esa invisibilidad  que me daba mi timidez y el hecho de no hablar con nadie hacia que me enterara de la doble vida de la mayoría de mis tíos o como sus mujeres les robaban para pasarle la mensualidad a sus familiares pobres. En algún momento del día siempre me las arreglaba para quedarme un rato en la casa de mi tía....nunca voy a olvidar aquella frase.

Mi tía Silvia era rubia, de hermosos ojos  celestes tenia la cintura marcada y muy culona. Era bien tana y nunca se callaba, en un tiempo supo llevar la contabilidad de la fabrica .Recuerdo sus peleas en la oficina principal de tres por tres ella sola contra su padre, dos tíos y tres primos (todos con hijos extramatrimoniales) que robaban a mas no poder. Las discusiones eran eternas y siempre terminaban cuando le tocaban el lado débil...los dos infelices que tuvo de maridos, con el solo nombrarlos mi tía los mandaba a la mierda, azotaba la puerta y  decía "vamos marce" a mí que fingía hacer crucigramas en el escritorio de la oficina de al lado justo debajo del cuadro de Newells campeón 1974, lugar estratégico donde se escuchaba todo y no te veía nadie...nunca voy a olvidar aquella frase.

Después de cumplidos los quince años empezó a ir cada vez menos y creo que fue en el verano del 95 a la vuelta de mis vacaciones me entere que había muerto, nadie me aviso ni siquiera pude ir al velatorio. Con el tiempo me pelee con casi toda mi familia y al igual que ella en una oficina los mande a la mierda...nunca voy a olvidar aquella frase.

Hoy mi prima subió una fotos de cuando éramos chicos...en una mi tía me tiene alzado....todavía recuerdo que cada vez que ella volvía a su casa, sacaba un cigarrillo Marlboro y con los ojos celestes llenos de lagrima me decía " ellos reparten leche por todo Rosario y me dicen con quien tengo que coger...Marce en esta familia son todos unos hijos de puta... “y yo asentía con la cabeza.



|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar